Incorporados 7 nuevos enclaves al mapa de fosas de Navarra y actualizada la información de otros 9

PAMPLONA. Las nuevas fosas incorporadas en el Mapa de Fosas de Navarra son las de Aranarache, Burdingurutzeta (Odieta), cementerio de Lecáun (Ibargoiti), cementerio de Marcaláin (Juslapeña), Erroldarena (Odieta), Sagardikoa (Odieta) y Zubixar (Ezcabarte). Estas adiciones han sido posibles gracias a la investigación y revisión bibliográfica realizada, especialmente en lo referido a la fuga del Fuerte de San Cristóbal ocurrida en de mayo de 1938.

Por su parte, los enclaves cuya información ha sido ampliada o modificada son la borda Olazar, en Esteribar; la fosa de Batzarleku, en Etxalar; la fosa de la “Vuelta del Chiquito”, de Artazu; la fosa de Lecáun, en Ibargoiti; la fosa del cementerio de Bera; la fosa del cementerio de Buñuel; la fosa del cementerio de Navaz, en Juslapeña; la fosa Orrio-Garrués, en Ezcabarte; y la sima del Raso, en Urbasa.

 

 

Este mapa de fosas está publicado en la página web del Gobierno de Navarra y es una “aplicación viva” que necesita una continua actualización y revisión según la información que se obtiene a través de la participación ciudadana y en las investigaciones o excavaciones que realizan las asociaciones de víctimas en estos lugares, según ha informado el Gobierno foral en una nota.Con las siete nuevas incorporaciones este mapa alberga un total de 125 fosas de la Guerra Civil, además de otros 102 lugares en los que existe constancia de que se registraron hechos violentos en este periodo. Cabe recordar que la conocida como Ley de la Memoria Histórica insta a las administraciones públicas a elaborar y poner a disposición de los interesados un mapa de fosas en el que consten los terrenos en los que se localizan los restos de las víctimas asesinadas.

REUNIÓN CON ASOCIACIONES DE VÍCTIMAS DE LA GUERRA CIVIL

Esta modificación del mapa de fosas de Navarra ha sido presentada este jueves por el director general de Presidencia y Justicia, José Luis Ruiz Ciruelos, a nueve asociaciones de familiares de víctimas de la Guerra Civil.

En la reunión que han mantenido en el Palacio de Navarra han participado representantes de la Asociación Ahaztuak 1936-1977, de la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra, de la Asociación Memoriaren Bidea-Los Caminos de la Memoria, de la Asociación Para no Olvidar, de la Asociación Psicólogos Sin Fronteras, de la Asociación Pueblo de Viudas de Sartaguda, de la Asociación Txinparta, de la Asociación Unión Cívica Navarra por la República y de la Fundación Cultural Altaffaylla.

Estas asociaciones han solicitado a Ruiz Ciruelos, entre otros asuntos, que el Gobierno de Navarra realice aquellas gestiones que estén en su mano para mejorar el acceso a la documentación histórica de la Guerra Civil. Asimismo, han pedido al Ejecutivo que inste a las entidades locales para que respeten la existencia de estos enterramientos en los desarrollos urbanísticos que realicen, ha añadido el Gobierno en la nota.

Ver noticia original en Diario de noticias