RESANO FALCÓN, Encarnación

 

  • Nacida en Peralta en  1880
  • 56 años
  • Casada con ¿Cipriano Jericó?
  • 4 hijos
  • Trabajadora: En Casa
  • Vecina de Falces
  • Asesinada en Falces: 27-10-36 [01]

«Los fusilamientos en el pueblo de Falces, el día 27 de octubre, fueron: Pedro Castillo Caballero, Agustín Rodríguez Yrisarri, Juan Ricarte Zoco, Pedro Urruz Carro, Gregorio Soto Pérez, Estanislao Yrigary Amatriaín, y la mujer Encarnación Resano Falcón. Sobre la muerte de esta última un vecino de su mismo pueblo dice:

Encarnación, debía tener unos sesenta años. Era sorda, pasó las procesión del Santísimo y ella no se giró, dándole la espalda. Creyeron, a pesar de que esta mujer era muy religiosa, que había despreciado a las autoridades, que presidían el cortejo. Inmediatamente, mataron al marido** y a ella la encerraron en la cárcel. A los tres meses la sacaron, se la llevaron hasta la puerta del cementerio y allí le dispararon en el bajo vientre. La mujer lloraba, al tiempo que invocaba a la Virgen de las Nieves. La vio el guarda del cementerio, avisó al alcalde y al médico y estos la terminaron de matar a tiros. La mujer, cuando estaba en la cárcel, escribió una nota a sus sobrinas, que dice: “Hijas mías, ya no me veréis más. Voy con Dios, con quien estaré mejor”. Luego dijeron que la iban a meter en una caja. ¡Mentira! La colocaron entre dos hombres que habían fusilado la noche anterior. Uno encima y otro debajo, en una posición como si estuviera realizando el acto sexual..

Efectivamente. Cuando desenterraron estos cadáveres, aparecieron en esta posición. Las alpargatas de Encarnación habían quedado grabadas en la fosa. Su hijo estaba durante la extracción, y señaló (es mudo) inmediatamente los restos de su madre, que murió sin entender absolutamente nada. La reconoció por los trozos de vestido que llevaba puesto el mismo día que la asesinaron.

Las crónicas de este tiempo explican “que por aquellas fechas –un poco antes ó después, tanto da – estaban sentados Mola y garcía Escamez con sus esposas en el café Kutz de Pamplona. Estaban hablando del estado angustioso de España y de la urgencia de que los militares pusieran definitivamente coto a los abusos del Frente Popular.» [02]

«el periódico Arriba España (núm. 18, 19-VIII-1936), daba una noticia sobre Encarnación Resano Falcón, al parecer redactada por el cura falangista Izurdiaga5: “En Peralta fue detenida, noches pasadas, la vecina de dicha localidad Encarnación Resano Falcón, de 57 años, porque al pasar por delante de su casa la procesión de la Hora Santa salió a la calle con un banco con el que pegó en el suelo para llamar la atención y se sentó de espaldas a la procesión en plan de mofa y escarnio a las imágenes en cuyo momento unos falangistas que la vieron la cogieron y la llevaron a la cárcel. Esta individua, según informes oficiales, es de pésimos antecedentes y agitadora de masas de tal manera que en cuantas alteraciones de orden público han ocurrido en dicha villa siempre aparecía a la cabeza la individua de referencia”.

Encarna era una mujer religiosa y difícilmente podía haber reaccionado de otra manera ante la procesión católica. Si metió ruido fue porque era sorda y si dio la espalda al cortejo de autoridades fue porque en aquellos tiempos las mujeres se sentaban de cara a la pared para no enseñar sus piernas en los actos religiosos, quisicosas de la rancia moral de la época. Pero daba igual en aquellos días de escarmiento. Mataron al marido y a ella la encerraron en la cárcel. Al cabo de tres meses la llevaron con otros seis a fusilar.

Encarnación fue obligada a asistir al fusilamiento de sus convecinos y al final, “entre risas, le pegaron un tiro en la entrepierna y la dejaron toda la noche desangrándose en la puerta del cementerio”, hasta que al día siguiente alguien la remató de un tiro, después de estar gimiendo en la oscuridad y en la soledad. “Luego, el sepulturero –grandes informadores de lo que nadie debía quedar informado– se jactó de haberla enterrado entre dos hombres para que follara en el infierno. Siempre se creyó que aquello era una balandronada de borrachón locoide en busca de que le paguen el chato o el palmero de vino a cambio de truculencias. (…) Bah, una salvajada de este, como los pies del Señor y un clavico entre los dos, que dice la jota, hasta que se abrió la fosa y así aparecieron los cuerpos”» [03]

Detalles adicionales sobre el fusilamiento de Encarnación Resano en el relato de Josefina Campos Orduña, [04]

Notas:

Aparece como “RESANO FALCON, Encarna” en «Navarra 1936». No queda claro quién era el marido de Encarna ¿Cipriano Jericó? como aparece en Navarra 1936. Según el testimonio mataron a su marido pero no aparece en la lista de  asesinados Falces. Punto y circustancias por aclarar.

Fuente:

[01] «Navarra 1936…»

[02] Hemeroteca de Interviu: 
http://parquedelamemoria.org/hemeroteca/Interviu

[03] Artículo «Guerra, terror y escarmiento: homenaje a una obra clandestina de Miguel Sánchez-Ostiz» Miguel Ayestarán
http://www.noticiasdenavarra.com/2013/07/08/opinion/tribuna-online/guerra-terror-y-escarmiento-homenaje-a-una-obra-clandestina-de-miguel-sanchez-ostiz

[04] «Octubre 1936. Son asesinados las últimas personas de Peralta» Josefina Campos Orduña VER