Carta al alcalde de Buñuel, sobre las memorias póstumas del vecino republicano Luís Tajafuerce Morales. Por Pedro José Francés Sayas

“Que aquel a quien usted remeda, a eso se dedicaba con un buen jornal pagado entre todos: a tratar de que los hijos de los otros, no permitan que se hable en público bien de sus padres. Porca miseria: de miseria moral, de miseria humana, de la miseria del poder sectario, la miseria de sacar pecho.”

 

Pedro José Francés Sayas
                          7 de Agosto de 2011.

A la atención de: Joaquín Portolés Beltrán.
Alcalde del Muy Ilustre Ayuntamiento de Buñuel

Muy señor alcalde:


Espero sepa perdonar que de nuevo le vuelva a importunar en sus obligaciones, pero no puedo por menos que dirigirme a usted para darle cuenta de una de las actividades que estoy realizando personalmente desde mi condición de ciudadano en el ámbito de la Memoria de la historia de nuestro pueblo, y para solicitar la colaboración del Ayuntamiento que usted preside como ya lo hice con fecha 11 de enero de 2011 a su antecesor Santiago Mayayo sin obtener otra respuesta que el silencio y el desprecio.

El próximo día 25 de Agosto se cumplen ciento diez de la muerte del vecino de Buñuel Luís Tajafuerce Morales, hombre que falleció en Buñuel hace quince años con fecha de 29 de Abril de 1996. Vecino al que todos los mayores lo recuerdan gratamente.

Este buen hombre, teniendo más de ochenta años, en una cuaderna de gusano y con una memoria privilegiada, escribió unas memorias en las que recordaba los avatares de su vida. Seguramente que cuando Luís escribió sus recuerdos, los escribió para que sus vecinos los leyeran y conocieran qué había pasado en nuestro pueblo en lo que se refiere a lo que él había vivido, pero no pensaría, que no solamente contaba su vida sino que a la vez contaba la vida de su pueblo y de sus gentes y de todo un siglo.

En estos meses, en los que como ya le he comunicado a usted en otras ocasiones estoy trabajando en un rememorar los hechos que sucedieron en nuestro pueblo en el año 1936, que desgraciadamente se está tratando de enterrarlos definitivamente desde la institución que usted preside, y uno de mis empeños, consistía, en dar forma a las memorias que dejó escritas Luís Tajafuerce, respetando al máximo la manera, el sentido y los hechos que recordó y transformándolas en una obra que pudiera ser editada y distribuida entre los vecinos del pueblo interesados. A esta obra a la que he titulado: Como la mula al surco, en memoria de Luís Tajafuerce Morales.

La obra  estaba ya acabada cuando me puse en contacto con el anterior alcalde y se presentó en Tudela con fecha de 10 de Junio con una buena aceptación por parte de los lectores. En nuestro pueblo ya son muchos los vecinos interesados que lo han leído, incluso la familia la ha leído a pesar de los intentos desde ese ayuntamiento porque no pudiera salir adelante este proyecto. Que aquel a quien usted remeda, a eso se dedicaba con un buen jornal pagado entre todos: a tratar de que los hijos de los otros, no permitan que se hable en público bien de sus padres. Porca miseria: de miseria moral, de miseria humana, de la miseria del poder sectario, la miseria de sacar pecho.

Tengo prevista la presentación de la obra en nuestro pueblo el día jueves 25 de Agosto a las 8 de la tarde el en Kiosco de la plazoleta que hay entre la Calle Cristóbal Colón y trasera de la Calle Mayor. En aquel pequeño trozo que entonces era la parte de atrás de nuestro pueblo, vivió Luis sus primeros años de vida. Espero, que en esta ocasión, se digne a ceder del patrimonio municipal: las sillas y los elementos de sonido necesarios para celebrar el acto, y que no vuelva a dejar el buen nombre de nuestro pueblo por los suelos, como lo hizo la tarde del 23 de Julio, en la que tuve que ir a buscar las sillas al pueblo vecino de Ribaforada.

Porque no si usted tendrá noticias de que Luís Tajafuerce Morales, menos aquellos años en los que por sus circunstancias especiales estuvo fuera del pueblo, y una vez casado, y después de que se murieran sus padres, vivió durante toda su vida, en la que hoy se denomina casa Nº 46  de la calle Cristóbal Colón, antes calle de Las Eras. Primero siendo niño, luego siendo padre y a última hora siendo viejo hasta morir en ella. Esa fue su calle y su casa y desde ese punto de fuga observó nuestro mundo.

Con esta carta, en la que he tenido que agarrar con fuerza las palabras, las propuestas que le quiero hacer llegar como mejor proceda son las siguientes:

1ª   Financiar la publicación de esta obra: “Como la mula al surco, en memoria de Luís Tajafuerce Morales”, para poder regalarla a los vecinos, a uno por casa, como se ha hecho en otras ocasiones con otras obras, para tener una nueva perspectiva de la historia y de las costumbres de nuestro pueblo. La obra está editada puesto que a la anterior propuesta que le hice a su antecesor no tuve respuesta y era mi intención hacerla pública en este año, pero no obstante, si la reeditaran, mis derechos los cedería muy gustosamente para que sirvieran a todos los vecinos del pueblo.

2ª   Cambiar la nominación de la actual calle Cristóbal Colón, en toda su extensión por la de: “Calle Luís Tajafuerce Morales”.  Esta propuesta puede que así, al primer bote, le pueda parecer un tanto extraña, pero estoy convencido de que cuando usted lea el libro que dejó este hombre escrito, usted, también estará de acuerdo con la idea, por lo que representa éste que fue vecino nuestro en la historia, en la realidad y en la verdad de nuestro pueblo, desde luego, que representa para todos nosotros, mucho más que el hombre marinero que lo nomina en la actualidad, que tiene escaso significado para esta villa y más todavía si se conoce la historia en su realidad y no desde las ensoñaciones imperialistas de otros tiempos.

Quedando nuevamente a su disposición para aclarar cualquier duda que le pudiera asaltar con ésta mía, y quedando dispuesto a aportar cualquier colaboración por mi parte y en la confianza de que esta vez, sí que tendrá la cortesía de contestarme, en lugar de procurar por todos los medios que no pueda hacer nada de lo que me propongo para recordar la historia de nuestro pueblo.

Esperando sea de su atención.
Muy atentamente.


Pedro José Francés Sayas