Segundo aniversario del Parque de la Memoria

Foto Diario de Noticias

 

 “Sartaguda. Las mujeres que murieron, sufrieron y lucharon por sobrevivir en el marco de la represión franquista fueron ayer las protagonistas del segundo aniversario de la inauguración del Parque de la Memoria. Unas 450 personas se acercaron a este especial paraje de Sartaguda para honrar la memoria de los fusilados en el 36 y para alzar la voz y recordar el lema del parque: “Nunca más y para nadie aquellos horrores”. La lluvia, prácticamente presente en todos los actos celebrados en el Parque de la Memoria hasta la fecha, no amilanó el espíritu de los familiares de los represaliados, que emocionados, aplaudieron los diferentes discursos, poemas y canciones que compusieron el acto central.

El primero en tomar la palabra fue Carlos Martínez, coordinador del proyecto del Parque de la Memoria, quien se encargó de incidió en euskera y castellano en que miles de personas fueron “cazadas como conejos” por pensar diferente y luchar por sus ideales. La sartagudesa Luci Moreno Garatea, y los poetas del grupo de Arnedo Miguel Correas y Augusto Olarte pusieron la nota artística con sus poemas sobre la dignificación de las víctimas de la Guerra Civil.

Julio Sesma, presidente de la asociación sartagudesa Pueblo de las Viudas, explicó que “casi siempre hemos estado homenajeando a nuestra gente asesinada en un tono masculino, por lo que este año queremos hablar del sufrimiento doble de las mujeres”. “Cuando un marido era fusilado, a parte de sufrir su pérdida, su mujer veía como además le arrebataban tierras y enseres. Pese a las vejaciones a las que fueron sometidas, torturas, violaciones, cortes de pelo, sus aceites de ricino y sus paseos para burla y humillación, nadie les ha pedido perdón, nadie les ha reconocido como víctimas, nadie las ha escuchado e incluso la Ley de Memoria Histórica también se olvidó de ellas”, expresaba Sesma. El sartagudés también quiso recordar la historia de mujeres como Maravillas Lamberto o Matilde Landa, asesinadas en el 36.

Del silencio a la voz Raquel Larraondo Navascués, tesorera de la Asociación de Familiares de los Fusilados Navarros en el 36 y nieta del alcalde republicano de Cintruénigo asesinado, Victoriano Navascués, también quiso homenajear con sus palabras a las miles de mujeres para las que “el horror no acabó con el tiro en la nuca y la paletada de tierra en una cuneta escondida”. “Los asesinos no se conformaron con acabar con nuestros seres queridos. El horror se trasladó a sus viudas, hijas y madres. Mujeres que se vieron encarceladas en sus propios pueblos y a las que no se les permitía guardar el luto de sus muertos. Y esta es una historia que nosotras, sus hijas y sus nietas, queremos contar. No podemos ser cómplices de ningún silencio. Queremos decirles allí donde estén que su silencio ha dado paso a nuestra voz”, apuntaba Raquel Larraondo.

Los cantautores Mitxel y Alicia pusieron el broche final a las intervenciones con la canción Al alba, de Luis Eduardo Aute, entonada por los cientos de asistentes entre lágrimas y aplausos de reconocimiento. Diario de Noticias

ESQUEMA DE INTERVENCIONES

El tema central de  la celebración ha sido en ésta ocasión el homenaje a las mujeres, a las viudas, en aquella coyuntura tan trágica.

El orden de intervenciones fue:

1.Presentadción: Carlos Martínez, quien desarrolla a lo largo del acto la historia y el trasfondo de la historia del parque. Da lectura al primer argumento de la historia, MUERTE/HERIOTZA

2.Lucy Moreno Garatea leyó un poema suyo

3. Miguel Correas, del gruoo de poetas de Arnedo, leyó dos poemas

4. Carlos Martínez da lectura al 2º de los argumentos de la historia, SILENCIO Y OLVIDO/ISILPENA ETA AHANZTURA

5. Julio Sesma, presidente de la Asociación Pueblo de las Viudas. Interviene sobre el argumento de las viudas.

6. Mitxel interpretaba a la guitarra dos canciones de Fermin Valencia:  “Alto de Loiti” y  “Maravillas, florecica de Larraga”.

7. El presentador, leyó el tercer argumento de la historia, MIXTIFICACION DE LA VERDAD/EGIAREN NAHASTEA

8. El poeta Augusto Olarte leyó dos poemas.

A partir de este momento la lluvia desdibuja el resto del programa que se realiza de prisa y corriendo, parece que la naturaleza se presenta ese día, conmovida, con voz propia y con fuerza, como ocurrió el primer año.

9. Raquel Larrondo, de la Asosciación de Familiares de Fusilados de Navarra, nieta de Victoriano Navascués, alcalde de Cintruénigo, fusilado, lee un texto también dedicado al sufrimiento de las mujeres durante la guerra civil.

10. Ante el mal tiempo, el presentador realizó un resumen improvidado del resto de argumentos de su historia

Como mejoraba levemente la climatología Alicia acompañada a la guitarra por Mitxel, canta “El niño yuntero” de Miguel Hernández (versión Víctor Jara) y “Al alba”, de L.E. Aute que fue emotivamente coreada po los asistentes.

 11. Finalmente el acto  en el Parque de la Memoria finalizaba con una ofrenda floral y auresku en el muro de los asesinados.

Otras cuestiones dignas de mención:

– Durante el acto se vendieron nombres del muro de fusilados como ya se hizo en los actos de las murallas de la Vuelta del Castillo.

– Se recogen firmas por el cambio de nombre de la Plaza Conde Rodezno

– a llas 2:30 tuvo lugar la comida, con 150 personas apuntadas en el bar de las piscinas de Sartaguda.

Nota: a la menor brevedad se enlazarán  en ésta misma noticia las imágenes y los textos principales del homenaje.

 

Presencia en la prensa:

Diario de Noticias: Las mujeres víctimas del franquismo elevaron su voz a través de sus familias. Unas 450 personas acudieron al homenaje en el aniversario del Parque de la Memoria

http://www.diariodenoticias.com/2010/04/22/vecinos/ribera-alta/el-parque-de-la-memoria-de-sartaguda-celebra-el-8-de-mayo-su-segundo-aniversario

http://www.noticiasdenavarra.com/2010/05/08/sociedad/navarra/sartaguda-recuerda-hoy-el-dolor-de-la-mujer-en-el-franquismo

TEXTOS DEL HOMENAJE:

2· ANIVERSARIO DE LA INAUGURACIÓN DEL PARQUE DE LA MEMORIA DE SARTAGUDA / SARTAGUDAKO OROIMENAREN PARKEAREN BIGARREN URTEURRENA

Egun on eta ongi etorriak Buenos días a todos y bienvenidos

Oroimenaren Parkearen bigarren urteurren honetan, parkearen funtsezko historia kontatu nahi nizueke.

En este segundo aniversario de la inauguración del Parque de la Memoria de Sartaguda permitidme que os cuente la sucinta historia de cómo lo pusimos en pie. No se trata realmente de la historia de la obra física sino más bien del trasfondo humano social y político que está detrás, en el fundamento, en el por qué del parque.

Es una historia que consta de los siguientes argumentos: muerte, silencio y olvido, mixtificación de la verdad, impunidad , cinismo. Pero con vocación de futuro.

MUERTE / HERIOTZA

Herioa da historia honen lehenengo osagaia da. Heriotzaz baino gehiago erailketaz hitz egin behar dugu, 3400 gizon eta emakumezko erail bait zituzten. Piztiak baitlira akatu zituzten, biktimen gizatasuna ezabatu nahian, erailketa errazteko helburu.

El primer argumento de esta historia es la alevosa muerte de miles de víctimas, 3400 las aquí recordadas ; decenas de veces más en todo el Estado. Más que muerte, asesinato. Cuántas veces no hemos oído eso de “los cazaron como a conejos”. No es una exageración, pues de eso se trató, de matarlos como a alimañas. Tuvieron que degradarlos al nivel de infrahombres – mujeres, como a bestias, tuvieron que privarles de su humanidad, tuvieron que privar de sentido a sus vidas para poder masacrarlos con la atrocidad con que lo hicieron sin remordimiento alguno. Claro que a eso ayudó mucho la Iglesia que los demonizó, haciendo de ellos demonios, diablos de rojo, con cuernos y cola, como cuentan muchas de las anécdotas al respecto. Su vida no tenía ningún valor, es más, eran considerados un mal a eliminar, a arrancar de raíz como a la cizaña en palabras de algunos clérigos.

SILENCIO Y OLVIDO / ISILPENA ETA AHANZTURA

(Castillo-Suarezen testua)

Mutu nahi gintuzten eta oraindik orain mutu nahi gaituzte. Frankismoaren garaia, isilpenaren eta ahanzturaren garaia zen. Isilarazi bait gintuzten, ahantzera behartu bait gintuzten. Baino hori ahotik kanpora gertatu zen isilpeko oroimena etengabe suertatu bait zen, frakismoaren kontrako isilpeko borrokaren antzera. Hasiera batean, agian, gure oroitzpenak sukaldeetako eremuetara mugatzen ziren. Baina denboraren poderioz, frankismoaren kontrako isilpeko borrokaren poderioz batera, oroimenaren sarea sendotuz joan zen, parke honetan gorpuztu arte.

Tras su muerte se hizo un silencio sepulcral, un silencio obligatorio. Ni gritos, ni muestras de dolor, ni celebraciones de despedida. No había cuerpos que despedir. Ni siquiera mentar que los habían matado. Aquí no se mata a nadie le dijo aquel oficial a Marino Ayerra, párroco de Alsasua.

Quisieron a los familiares de las víctimas bien callados, para amasar un espeso olvido que hiciera inexistentes a los asesinados; para así ocultar sus crímenes. Nos querían callados y todavía nos siguen queriendo callados. Para personas de aquella endeblez moral estaba claro que uno se puede permitir cualquier atrocidad con tal de tener fuerza y poder suficientemente violento para mantener el silencio en torno a ella, para lograr que permanezca oculto. Es su forma de conjurar su responsabilidad: el crimen que no se ve, que esta oculto, es inexistente para ellos, por lo visto. Quienes siguen pretendiendo hoy que no hablemos de aquellos horrendos crímenes, colaboran a esta monstruosidad moral. Que algunos educadores, como nos ha ocurrido en un centro educativo cercano, no permitieran que habláramos de esta terrible historia, porque no era educativo hablarles a los alumnos de hechos acaecidos hace tanto tiempo quizás debieran examinar con más detenimiento su actitud. ¿Acaso es más educativo mantenerles oculta la verdad?

Pero se acabó el silencio como en tiempos del franquismo, o incluso más recientes, etiquetados de democracia. La memoria ha roto ese muro de silencio y ocultación, y el resultado este parque cuyo segundo aniversario hoy celebramos. Se inauguró hace dos años, sí. Pero comenzó a gestarse realmente cuando muchos de vosotros os propusisteis, allá a finales de los setenta del siglo pasado, recuperar los restos de vuestros, de nuestros familiares asesinados a partir de julio de 1936, y olvidados en campos y cunetas. Rectifico. Olvidados, solo por algunos interesados en ello, porque nuestros abuelos y abuelas, nuestros padres y madres, sobre todo ellas, viudas en plenitud de la vida debido a la vesania fascista, siempre los tuvieron presentes en el recuerdo, y nos los hicieron presentes a los hijos y nietos. Allí en sus corazones en donde tenían guardada la memoria de los suyos comenzó verdaderamente la obra del parque. Aunque la inmensa mayoría de ellas no lo vieran acabado. También es un homenaje a todos ellos, a las viudas sobre todo. Resultado del esfuerzo de miles de personas que de un modo u otro han colaborado en su realización, hoy es un parque de todos los que nos identificamos con la memoria de tantos miles de asesinados. Parque de todos al que personas, familias y grupos de las más diversas sensibilidades se han acercado durante estos dos últimos años a recordar a sus familiares o a celebrar actos de reconocimiento colectivo a los masacrados por defender ideales afines a los suyos. Y así queremos que siga siéndolo.

Un parque que no invite al silencio de los cementerios, donde callar ante la inevitabilidad de la muerte; un parque, por el contrario, para recordar las vidas truncadas todavía en flor por una banda de criminales reos de lesa humanidad, que un aciago día de julio de 1936 se levantaron contra el gobierno legítimo de la II República. Un parque para gritar junto a ellos la injusticia de su muerte y reclamar la justicia que todavía se les debe.

Olvidarlos sería privar de sentido a sus vidas, volver a matarlos de nuevo. Debemos recordar, y así lo hemos hecho estos dos últimos años y lo seguiremos haciendo muchos más, que sus vidas tuvieron sentido, pues soñaron un mundo mejor para los más desheredados y lucharon por ello. Aunque en el intento les fuera la vida.

Recordarlos no es avivar odios y rencores estériles, es un ejercicio cívico para que se haga justicia y se desvele la verdad. Que los más jóvenes conozcan, eso sí es educativo, que miles de personas murieron por sostener ideales de mejora de la sociedad que les tocó vivir.

MIXTIFICACIÓN DE LA VERDAD / EGIAREN NAHASTEA

Biktimen isilaraztea nahikoa ez delarik sarraskiaren krudelkeria ezkutatzeko, egia nahasten saiatu dira. Baina egia, sostengatzen dugun egia, oso xinplea da. Baita oso sendoa ere. Argi bait dugu zer gertatu zen. Eta gertatu zenaren kontatze soilarekin egia hutsa agertzen da ikusi nahi duenarentzat. Hau da, zenbait militar, zibil talde batzuek lagunduta, matxinatu zirela Errepublikaren zilegizko gobernuaren kontra, elizaren bedeinkapenarekin. Matxinatuen helburua gaiztoak errotikerauztea, zen, lur azaletik desageraraztea. Eta gaiztoak ziren matxinatutako multzo horren, eskubiaren pentsamoldeekin bat ez zetoztenak. Kruzada baten antzera mundu honetatik ezabatu zituzten ad maioren Dei et Hispaniae gloriam, Jainko eta Espainaren orean. Helburu horren izenean izugarrizko txikizioa antolatu zuten.

Cuando ya no fue posible callar las voces que surgían de la memoria de los masacrados buscaron mixtificar la verdad de lo ocurrido. Otro intento de privar de sentido a sus vidas, reduciéndolas a episodios de un absurdo azar. Que cegó la sensatez de todos y propició una guerra entre hermanos en la que todos fueron igual de culpables. Como si el.destino hubiera repartido los dados para ver quién tenía que morir, sin haber responsabilidad personal alguna. Una tragedia horrorosa, pero sin responsables humanos al parecer. Y eso lo sostienen donde haga falta, hasta aquí en Navarra donde no hubo frente de guerra que se sepa, pero sí miles de muertos, sin responso y sin responsable conocido.

La verdad pura y simple, nada filosófica ni metafísica, fue que el levantamiento contra el legitimo gobierno fue minuciosamente planificado por personalidades bien conocidas de todos, que tuvieron desde el principio muy claro que su objetivo era aniquilar a todos los que ellos llamaban la anti-España, aquella que no se amoldaba a su pretensión de mantener el statu quo de pobreza de millones de campesinos sin tierra y de obreros sometidos a una oligarquía económica ávida de dividendos fáciles a costa del trabajo ajeno; de sumisión de las conciencias a una Iglesia que pretendía imponer su poder teocrático a toda la sociedad y demonizaba al laicismo como el más feroz de los delitos (aún deben creerlo así, por lo visto) contra el sabio orden divino que ella administraba. Todos los que pretendieron subvertir ese estado de cosas, soñando una sociedad más justa, con una educación laica, de calidad y para una mayoría social; exigiendo un reparto más equitativo de la tierra para los campesinos y una mayor participación de los trabajadores en la riqueza creada por ellos mismos; todos ellos, fueron reos de ejecución sumaria, en cientos de miles de casos realmente ejecutada. El terror impuesto por el caudillo y sus adláteres fue tan devastador, que muchas personas que lo padecieron no lograron sacudírselo del cuerpo, ni siquiera una vez muerto el caudillo, en plena etapa democrática. Temieron siempre que algún avatar del rechoncho dictador del bigotillo acabara aguándoles la fiesta de nuevo. Y por ello lo oportuno era no destacarse en modo alguno. Cuántas veces no habremos tenido que oír lo de “no te metas en política”. No porque creyesen que la política fuera una ocupación deshonrosa, como algunos tienden a considerarla ahora, sino por peligrosa

IMPUNIDAD / ZIGORRIK GABEKO BIDEGABEKERIAK

La mixtificación de la verdad parece que tampoco solucionaba su delicada situación de candidatos a ser imputados como reos de lesa humanidad por los crímenes cometidos, y pensaron que quizá había una forma de que tanto dolor causado y tanta injusticia cometida podían quedar ocultados para siempre bajo un espeso velo otra vez de silencio y olvido, maquillado esta vez de reconciliatoria Ley de Amnistía, la de 1977. Creyeron que bastaba decretar la reconciliación, a cambio de la autoexculpación de sus crímenes, claro, desde los altos conciliábulos políticos para que las victimas de 40 años de cruda ignominia acatasen con sumisión la “cosa”. Estoy seguro que la democracia que vino a continuación de la supuestamente unánime reconciliación la computaron como un generoso regalo de su parte. Democracia otorgada, democracia vigilada, democracia en permanente sobresalto durante la modélica Transición Después de tamaño regalo, por qué pues habrían de tener que reconocer a sus víctimas, ni mucho menos tratar de reparar el daño que les habían infligido. Impusieron de nuevo el “de esto ni se habla”. Para ellos ese modelo de transición resultó muy oportunamente un modelo perfecto de impunidad.

CINISMO / LA JUSTICIA AL REVÉS

Esta historia bien pudiera haber quedado clausurada con el modelo de impunidad que tan bien apañaron. Pero el dolor por la pérdida injusta de tanto inocente iba acrecentándose gota a gota hasta formar un torrente de reivindicación de verdad justicia y reparación. Tan potente que ha llegado hasta las puertas de los tribunales de justicia. Y ahí tenemos de nuevos a los restos de ese franquismo saliendo como valedores del viejo régimen. Una actuación de auténtico cinismo por parte de los herederos ideológicos de quienes durante la guerra civil elaboraron un tipo de justicia a su medida. Una justicia al revés en virtud de la cual los rebeldes sublevados contra el legítimo gobierno democrático enjuiciaron a los defensores de la legalidad republicana acusándoles de auxilio a la rebelión. Diligentes aprendices de tan buenos maestros los modernos fascistas han pretendido sentar en el banquillo de los acusados no ya a un juez sino a todo el movimiento de memoria histórica de este país, que con tanto esmero y esfuerzo se ha ido forjando entre obstáculos de todo tipo y notoria dejación de responsabilidades por parte de los gobernantes. Han echado mano para ello de la ley de impunidad que realmente es la ley de amnistía de 1977, y de la escuálida ley de memoria histórica en cuyos contradictorios vericuetos pretenden que se pierdan las reivindicaciones de los colectivos de memoria.

EL FUTURO

Pero la soberbia y el cinismo de que han hecho gala quienes han intentado la maniobra han agotado la paciencia de miles de ciudadanos que se adhieren a los legítimos objetivos de los colectivos de memoria histórica y han producido un efecto que a buen seguro en ningún momento desearon. Hoy miles de ciudadanos están dispuestos a cuestionar algunas de las bases que han sustentado un régimen político que ha permitido tal desvergüenza: el modelo de Transición, la ley de amnistía del 77 deslegitimada ya por la jurisprudencia internacional sobre derechos humanos, la monarquía como vértice de ese modelo de Estado.

Y en esa perspectiva de futuro seguimos trabajando las organizaciones de memoria por conseguir nuestros objetivos.

__________________________________________________

DISCURSO DE JULIO SESMA

Buenos días, Egunon a todos y a todas, hoy estamos aquí, otra vez, y esperamos que no sea la última, porque creo que todos los años debemos de conmemorar un día de la Memoria, para que no olvidemos y recordar el “nunca más y para nadie aquellos horrores”.

 

Siempre hemos estado homenajeando a esta gente asesinada, pero casi siempre nos hemos dirigido en un tono más masculino, aunque nunca nos hemos olvidado de citar lo que sufrieron las viudas, este año hemos querido hablar más en femenino, en lo que sufrieron las mujeres, porque la verdad es que ellas sufrieron doblemente. Cuando un marido era fusilado, aparte de sufrir su perdida, su mujer veía como además le arrebataban tierras y enseres, y a todo ello le añadiríamos que tenía que trabajar como el hombre de la casa y ejercer a la vez de madre, y criar a esa recua de hijos e hijas, muchos de vosotros y vosotras y yo mismo podemos dar fe de ello.

Pese a las vejaciones a las que fueron sometidas, torturas y seguramente violaciones, porque aquí no sería diferente que en otras guerras, que es lo que harían con ellas que no nos lo han querido decir, decía nuestro amigo Delfín, a quien también quisieramos recordar hoy, pero si sabemos sus cortes de pelo, sus aceites de ricino y sus paseos para burla y humillación, nadie las ha reconocido como víctimas, nadie les ha pedido perdón, nadie las ha escuchado, incluso la Ley de Memoria Histórica también se olvido de ellas.

Poco sabemos también de esas mujeres que figuran en el muro, tal vez simplemente con nombrar el nombre de Maravillas Lamberto, de la que todos sabemos su historia, podamos imaginarnos que la suerte que corrieron fue parecida y brutal, podemos hablar de otras muchas a nivel de España, Matilde Landa, y su lucha, Rosa que vio nacer a su hija en el campo de los Almendros, la niña de Pavón que fue asesinada cuando estaba dando a luz. Su ex marido, un falangista del que se separó por ser homosexual, la sacó de la cárcel, la mandó rapar y la asesinó, y pese a ello fue absuelto y sin embargo ella en la sentencia fue considerada peligrosa por roja.

Algunas tuvieron la valentía de desafiar al franquismo y a la sociedad de la época, y otras, la gran mayoría eran madres, esposas, hijas o hermanas de rojos. Todas ellas sufrieron la represión. El tiempo ha hecho que muchas de ellas hayan muerto sin contar al mundo su calvario, y las pocas que quedan vivas, siguen silenciadas, por temor.

Cuantas veces hemos obviado sus nombres, su lucha, su desgarro, sus fusilamientos. Parece que solo eran los hombres los que iban camino de la muerte, de la prisión y sin embargo el terrible silencio se cernía siempre sobre ellas, a muchas les eran arrancados sus hijos de sus brazos, y llevados a los orfanatos o a manos de familias afines al régimen para nunca volverlos a ver, como lo pasaron muchas de ellas durante las tardes y las noches en el patio de la cárcel sin comida sin agua, tanto invierno como verano, todos conocemos también la historia de las trece rosas.

Pero hoy todavía muchas de ellas también se encuentran desaparecidas por montes y cunetas acompañando la larga lista de personas desaparecidas por toda la geografía española, y por ello estamos ahora empeñados en poder recuperar sus cuerpos y entregárselos a sus seres queridos para que descansen donde ellos lo decidan. No pensamos parar hasta que esto no se consiga, así como conseguir la verdad, justicia y reparación, iremos poco a poco haciendo exhumaciones hasta lograr nuestro objetivo. Dicen que cuando hacemos una exhumación es para recuperar su dignidad, que equivocados están, porque esa dignidad “nunca la perdieron”, ellos y ellas la tuvieron siempre, los que la perdieron fueron sus asesinos y esos no la recuperaran, porque ni siquiera pidieron perdón, ni siquiera nos dijeron donde estaban y donde están, esas personas que hoy se disfrazan de demócratas, que tratan de imponer rencor donde nosotros ponemos amor. Intentan imponer mentiras donde solo ponemos verdades. Toda impunidad y injusticia de aquellos asesinos, hace mucho tiempo que nos despojamos de ellas, porque cualquier odio o venganza no existen en nuestros corazones. Este es el legado que ellas y ellos nos transmitieron y ese es el legado que queremos seguir transmitiendo, por eso todos los años debemos de volver a reunirnos y recordar el

NUNCA MAS Y PARA NADIE AQUELLOS HORRORES

_____________________________________________________

POEMAS RECITADOS EN EL HOMENAJE

MUEREN ESPIGAS

Cuando la noche parece
un mar sin playa y sin olas
y hasta la brisa presagia
espinas de zarzamoras,
fusiles vienen buscando
inocentes flores rojas.

Ay, noche de los tormentos
entre mustias amapolas,
en las tierras de solana
no cantarán las alondras.

Por el camino que lleva
de la vega hasta las lomas
resuenan treinta disparos
cuando despierta la aurora.

Qué temerosos se quedan
los hijos y las esposas
de quienes sólo han buscado
su dignidad y su honra.
¡Oh Pueblo de la Viudas,
pena grande, nunca sola!
Tú serás, para sïempre,
guardián de nuestra memoria.

Miguel Correas

* * * *

EL EJÉRCITO FAMÉLICO

Parte primero:

“…cautivo y desarmado el Ejército rojo,
han alcanzado las tropas Nacionales sus
últimos objetivos militares. La guerra
ha terminado… “

Me habita una luz diminuta,
ni nació conmigo, ni conmigo vino;
no le di esperanza, ni cobijo
mas aceptó mi pecho por destino.
Carece de llama y el fulgor huye si la miro;
no es estridente, no atruena los sentidos,
no tiene ningún rayo por pariente:
es solo luz,
pura,
diminuta,
persistente.

Es la suma de mil luciérnagas heridas
depositadas en mí, escarcha luminosa,
por mil manos de luto, frágiles y encallecidas.

En cada una de ellas la razón resplandece
y puesto que todas se parecen
su suma es ya un sueño que no se desvanece.

Un ejército famélico, luz indomable,
las fue trayendo hasta este nido vacío.
Un ejército famélico de mujeres inmortales,
enlutadas, rapadas, humilladas;
denigradas, olvidadas, insultadas,
derrotadas, secas, violadas,
abandonadas,
odiadas,
luz indomable.

¡Honor para siempre!.¡ Para siempre !.
a ese ejército de vientres desecados
a los que quedó como premio,
cuando calló el trueno de los fusiles,
la vida como castigo.

Amurallado el horizonte,
cercenado el aliento,
clausurados los torrentes de la vida
y herida la miel de los besos,
empujar luciérnagas de razón
sólo lo pueden las mujeres;
aquellas mujeres.

Ellas aceptaron ese envite.
Ellas me trajeron mi luz diminuta
para que nunca tema la fosa de la noche
porque, cuanto más negro es el asedio de las tinieblas,
más nítida y clara es la luz que emite.

Parte segundo:
“Debe ser muy triste llevar un ejército hasta la victoria
y no poder llevar la razón más allá de la primera trinchera “.

Augusto Olarte

* * * *

RETRATO DESDE EL FONDO DE LA CALLE

Tú, que traes las sombras,

embajador de la tormenta final,

hombre minúsculo,

mezquino,

diminuto,

poco,

lívido bajo el arnés sacerdotal;

tan diminuto que necesitas todo un dios que te rellene;

héroe inventado de un tierra inventada,

paladín de un mundo que agoniza,

borrego de hierro,

arcángel de carnaval,

de mirada incandescente,

de fusil incandescente,

hombre menor,

escaso,

diminuto,

poco;

tan diminuto que precisas cien himnos que te avalen;

dispáranos al corazón de la llana gente

y sacie ese músculo astillado

tu voraz hambre de odio ancestral.

Cumple así la orden de tu señor y tu señor y tu señor

y abandónanos al abrigo de las nobles sementeras:

Vivir a tu lado sin callar ese apetito

debe ser tormento harto peor.

Augusto Olarte

* * * *

17 de Noviembre
(Discurso del día de la República que concluye con la invitación al Segundo Aniversario del Parque de la Memoria)

Estaba mi abuelo trabajando con la trilladora y le dicen que cuando vaya a casa se acerque por el cuartel. Nada había hecho, nada temía, se acerca al cuartel y sin juicio ni razón alguna lo meten en la cárcel, a la mañana siguiente se lo llevaron a él y a nueve hombres más, los cargan en un camión en la plaza, los atan, al ver a sus hijos les dicen adiós con la cabeza, ya que con las manos no podían, estos tienen que irse a llorar a escondidas, mi madre se acerca al camión y le dicen que o se retira o la cargan con ellos, cuando se los llevan gritan ADIOS a todo el mundo porque presienten que es un Adiós para siempre. Los llevan por la carretera del Villar, paran y piden agua a una señora, le preguntan donde están porque con la lona del camión no pueden ver nada y van asfixiados de calor. Son llevados a los campos de Ausejo, allí se juntan los mosquetones para asesinarlos salvajemente a golpes, porque balas no fueron encontradas al recuperarlos, pero sus cabezas salen destrozadas por los golpes, con ellos un gancho de carnicero ¿Qué harían con él?, les quitaron las ropas y se las repartieron, incluso aparecieron con ellas puestas en el pueblo. Les dieron muerte en unos olivos, los arrastraron hasta el borde una fosa, los arrojaron a ella, los sepultaron. En ese campo quedaron mi abuelo con otros nueve compañeros más hasta que por fin 42 años más tarde, sus hijos sacaron sus huesos a la luz y pudieron traerlos al pueblo de donde nunca deberían haber salido.

Esta pequeña y trágica historia le sucedió a Agapito un señor de mi pueblo que dejó 5 hijos huérfanos, solos en este mundo porque la madre había muerto poco antes, es la misma historia que sufrieron junto a él, Damián, Narciso, Martín, Esteban, Francisco, Ricardo, Andrés y Delfín este último era  el padre de alguien que hoy nos estaría acompañando en este día,  pero que seguro  nos está acompañando en los corazones de quienes les conocimos, porque se nos ha quedado ahí, en un rinconcito para siempre,  dejadme que os pida un pequeño aplauso de homenaje para nuestro compañero Delfín, y todos los republicanos que nos han dejado este último año.

Esta trágica historia, junto a cientos de historias parecidas o peores que he estado escuchando en mi pueblo y a lo largo de la geografía Navarra, son seguramente las que han hecho que una persona como yo sin familiares directos asesinados, se haya involucrado en trabajar junto a estos familiares, dar gracias porque en ningún momento me han demostrado que guardan odio ni venganza, todo lo contrario, y me han enseñado su lucha por recuperar a sus familiares todavía perdidos.

Es justo que todos los asesinados tengan su reconocimiento, que puedan descansar donde sus familiares deseen, que salgan del anonimato de las cunetas, montes, rastrojos, que de una vez por todas les sea devuelto el honor segado por el fascismo,  que pasen a la historia por lo que realmente fueron. Hoy más de 70 años después, todavía nos encontramos en la penosa situación de encontrar a mucha de esta gente perdida, aunque seguramente todavía quede alguien que sepa donde están y seguramente su fe, sus creencias o su vergüenza les impida decirnos donde están para poder acabar cuanto antes con esta situación.


Aquella gente que fue asesinada por querer sacar a un país de la miseria, que dirían hoy si levantaran la cabeza, que dirían de lo que queda de su lucha,  donde están los ideales por los que los mataron, en que se han convertido sus partidos políticos y sindicatos, en que hemos convertido el país.

Esta gente que lucho por la reforma agraria por el reparto equitativo de las tierras, y ahora poco a poco vemos como otra vez gracias a la política agraria van a ir a parar a mano de cuatro terratenientes.

Lucharon por una educación de calidad y para todos por igual, hoy vemos como todavía existen centros con separación de sexos, que eligen a sus alumnos según el color de su piel, una educación pública que hoy vemos como año a año se va degradando. 

Lo mismo podemos decir de la Sanidad, cada vez nos derivan más a centros privados  para hacernos algunas pruebas, encareciendo claramente los costos sanitarios encaminándonos a una sanidad privada, que la podrán pagar solamente algunos.

 Que queda de las luchas obreras, hoy vemos como cada vez se intentan recortar cada vez más los derechos de los trabajadores, intentando abaratar los despidos, intentando alargar la edad de jubilación, mientras algunos se jubilan con cifras millonarias.

La igualdad, a día de hoy todavía no hemos conseguido la igualdad de sexos, además todavía existe estupor hacia las personas de diferente orientación sexual y de otras razas y países.

 Que decir de las viviendas, conseguimos crear una gran red de especuladores que se han hecho millonarios y han llevado al país entre ellos y la banca al borde del caos, y aún se intenta favorecerles.

De la cultura ni hablar, solo con decir cuales son los libros y periódicos más vendidos (Ana Rosa Quintana y el Marca),  está todo dicho.

La Justicia “igual para todos”, y vemos como los ladrones de guante blanco están en la calle y sin devolver un euro, que niegan robar y tener dinero y luego salen a la calle son millonarios,  y si quieres juzgar la financiación de  los partidos de  derecha o i juzgar al franquismo terminas como estamos viendo últimamente,  encausado.

La Libertad, cerrando medios de comunicación y manteniendo temas tabú en los medios de comunicación, como pueda ser los privilegios de la monarquía y la iglesia, los dineros que reciben y los que no pagan, o algunos partidos que se denominan de izquierda vetando a quien os habla para asistir a ciertos homenajes.

Como veis la situación peor no puede ser, como decía,  que dirían si levantaran la cabeza.

Lo único que nos queda de todo aquello, es una generación de gente trabajadora, de hombres y mujeres que tuvieron que trabajar duro desde la infancia, teniendo que hacerse hombres y mujeres desde edades muy temprana, que pasaron hambre y miseria, que los dejaron huérfanos, que no pudieron levantar la voz con sus reivindicaciones, que estaban sometidos, desde niños, niños a un lado niñas a otro, por cualquier motivo eran castigados y llevados a los cuarteles mientras los hijos de los vencedores se aprovechaban de esa situación,  que se regían por la escala social y estaban en la más baja y sin posibilidad de ascender, pero que esta generación, fue la que una vez muerto el dictador levantó este país desde la miseria hasta su máximo esplendor, que fueron ellos y ellas no nos engañemos,  que no fue Aznar, que consiguieron todo gracias a lo mucho y bien que trabajaron, sin embargo otros acostumbrados solamente a mandar, han visto como su poder adquisitivo a mermado considerablemente, porque ellos, no sabían trabajar, sólo sabían mandar, pero sin embargo cuando algunos queremos decir al mundo que es lo que pasó con sus padres y madres, que es lo que sufrieron desde niños hasta mayores, que  tenemos que buscar a sus familiares desaparecidos,  que se lo debemos como sociedad, nos dicen que olvidemos, que eso pasó hace mucho tiempo, que eso es pasado, quisiera decirles hoy que esta gente pensó, trabajó y sufrió para que hoy podamos vivir mejor de lo que ellos habían vivido, y que ahora en vez de agradecérselo, están empeñados a que hagamos como hicieron otros con sus padres, dejarlos en el olvido, y eso no es justo, esta gente queramos o no, fueron y siguen siendo víctimas, y hoy tenemos muchos aquí muchos ejemplos entre nosotros, porque no son pasado, que son presente. 

Dicen que la III República debe basarse en los valores, y olvidarnos de cosas pasadas, pero esta gente tiene mucho que enseñarnos, nos enseñaran, como defender el principal valor, la vida, porque lucharon como nadie por mantenerla, lo más dignamente posible olvidándose de odios y venganzas, que son los principales enemigos de este valor.

No enseñaran, el trabajo, con el que ellos lograron sacar a un país atrasado con respecto a los demás y lo llevaron a su máximo nivel.

Nos enseñaran la lucha por el amor, porque 70 años después cuando encuentras una fosa y realizas la exhumación, no se pueden describir los sentimientos de esos familiares al sacar los restos, lloros de alegría, de emoción, de tristeza, de rabia, pero sobre todo de amor, porque se tiene que querer mucho, para que aunque las viudas hayan muerto, lograran transmitir ese amor a sus hijos y nietos, para que estos hoy sigan buscando y emocionándose,  cuando recogen a ese familiar, los más jóvenes como vemos tenemos todavía mucho que aprender de esa generación.

Sin más pedir la colaboración de todas aquellas personas que nos puedan dar alguna pista, por pequeña que fuera para poder encontrar a esas casi 1000 personas todavía desaparecidas, y como no invitaros a todos el próximo 8 de mayo al segundo aniversario del Parque de la Memoria, y quisiera terminar sacando desde el rinconcito de mi corazón a Delfín para que diga las tres últimas palabras.

VIVA LA REPUBLICA